Cerrar política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Mapa Web Contacto Situación 0 Artículos= 0 € Acceder
 
 
Pon una barrera para las Hormigas., Garden Center Ejea
Estás en: >> Noticias
Pon una barrera para las Hormigas.
27 de Julio de 2009
Share    
Pon una barrera para las Hormigas.
ver galería
 
Despidete de estos insectos en un abrir y cerrar de ojos.

Las 2 familias de hormigas más comunes que podemos encontrar habitualmente son la Hormiga negra (Lasius Niger - Hormiga de jardín) y ahora también la que esta invadiendo a gran ritmo la Hormiga argentina (Linepithema Humile).


Las hormigas (“formícidos”) son una familia de insectos sociales. Evolucionaron de antepasados hace entre 110 y 130 millones de años. Las hormigas forman colonias de un tamaño que se extiende desde unas docenas de individuos predadores que viven en pequeñas cavidades naturales, a colonias muy organizadas que pueden ocupar grandes territorios. Estas grandes colonias consisten sobre todo en hembras estériles sin alas que forman castas de “obreras”, “soldados” y otros grupos especializados. Las colonias de hormigas también cuentan con algunos machos fértiles y una a varias hembras fértiles llamadas “reinas”.

Las hormigas han colonizado casi todas las zonas terrestres del planeta, se estima que pueden estar viviendo 10 mil billones (1016), su éxito se debe a la organización social, a su capacidad para modificar hábitats, a su aprovechamiento de recursos y a su capacidad de defensa.

 Las sociedades de hormigas se caracterizan por la división del trabajo, la comunicación entre individuos y la capacidad de resolver problemas complejos.

Muchas culturas humanas utilizan las hormigas como alimento, medicina y como objeto de rituales. Algunas especies son muy valoradas en su papel de agentes de control biológico.

 

El rango de tamaño de las hormigas varía entre 0,75 y 52 mm. Su color también varía; la mayoría son rojas o negras, el verde es menos habitual, y algunas especies tropicales tienen un tono metálico. Actualmente se conocen más de 12.000 especies


Las hormigas cuentan con exoesqueleto, una cobertura exterior que sirve de carcasa protectora alrededor del cuerpo y de punto de anclaje para los músculos. Los insectos no tienen pulmones; el oxígeno y otros gases como el dióxido de carbono atraviesan el exoesqueleto a través de una minúsculas válvulas llamadas espiráculos. Carecen de vasos sanguíneos, en cambio, tienen un tubo perforado, largo y delgado, que se extiende por la parte superior del cuerpo y que hace las funciones de corazón y bombea hemolinfa hacia la cabeza, gobernando así la circulación de los fluidos internos. El sistema nervioso se compone de un cordón nervioso ventral que se extiende a lo largo del cuerpo, con varios ganglios y ramas que llegan a los extremos de los apéndices.

 

La cabeza de la hormiga contiene muchos órganos sensoriales. Tienen ojos compuestos formados por numerosas lentes, son adecuados para detectar movimiento pero no ofrecen una gran resolución. Tienen pequeños ocelos (ojos simples) en la parte superior de la cabeza, que detectan el nivel lumínico y la polarización de la luz. En la cabeza cuentan con dos antenas, órganos con los que pueden detectar sustancias químicas, corrientes de aire y vibraciones y sirven a su vez para transmitir y recibir señales por medio del tacto. Disponen de dos fuertes mandíbulas, que usan para transportar alimentos, manipular objetos, construir nidos y para defenderse.

 

Sus seis patas están ancladas al mesosoma (tórax). una garra ganchuda situada al final de cada pata ayuda al animal a escalar y a engancharse a varios tipos de superficies. La mayoría de las reinas y los machos tienen alas; las reinas las pierden después del vuelo nupcial, dejando unas marcas visibles que son un rasgo distintivo de las reinas. El metasoma (abdomen) de las hormigas alberga órganos internos importantes, incluidos los del sistema reproductor, respiratorio (tráquea) y excretor. Las obreras de muchas especies tienen el ovipositor modificado en un aguijón que usan para someter a las presas y defender sus nidos.

Castas en las colonias

En algunas especies de hormigas hay obreras de diferentes clases según el tamaño, denominadas obreras menores, medias y mayores). Las grandes con cabezas desproporcionadas y, por lo tanto, unas mandíbulas mayores y fuertes son utilizadas como “soldados”, ya que son más eficaces para el combate, a pesar de que continúan siendo obreras.

Desarrollo y producción

La vida de una hormiga comienza a partir de un huevo. Si éste es fertilizado, nacerá una hembra; si no, será un macho. Su ciclo se desarrolla por metamorfosis completa, es decir, es estadio larval pasa por un estadio pupal antes de transformarse en adulto. La larva permanece inmóvil y es alimentada por trofalaxis, un proceso por el cual una hormiga regurtita la comida líquida almacenada en el buche. Las larvas pasan una serie de mudas y alcanzan el estadio pupal. La pupa tiene los miembros libres, no unidos al cuerpo. La diferencia entre reinas y obreras (ambas son hembras) y entre las diferentes castas de obreras (cuando existen), viene determinada por la alimentación que reciben. Las larvas y las pupas tienen que permanecer a temperatura relativamente constante para asegurar un desarrollo adecuado, por lo que son trasladadas a menudo de una cámara de cría a otra dentro de la colonia.

Una obrera pasa los primeros días de su vida adulta cuidando de la reina y de las crías. Posteriormente es promovida a tareas de excavación y de mantenimiento del hormiguero y, más adelante, a defender el hormiguero y recolectar alimento.

La mayoría de especies de hormigas tienen un sistema en que sólo la reina y las hembras fértiles tienen la capacidad de aparearse. Algunos hormigueros tienen múltiples reinas, mientras que otros pueden existir sin reinas.

Las colonias pueden ser longevas. Las reinas pueden vivir hasta treinta años, mientras que las obreras viven entre uno y tres. Los machos, sin embargo, viven unas pocas semanas.

Feromonas = Comunicación

Las hormigas se comunican entre ellas por medio de feromonas. Con sus largas y delgadas antenas perciben olores, que además ofrecen información sobre la dirección y la intensidad de los olores. Un recolector que encuentra alimento deja un rastro cuando vuelve al hormiguero; las otras hormigas siguen este rastro. Cuando se agota la fuente de alimento las hormigas ya no van dejando este rastro, y las feromonas se disipan lentamente.

No usan las feromonas sólo para dejar rastro. Por ejemplo, una hormiga aplastada libera una feromona de alarma que lleva a las hormigas próximas a un frenesí atacante y atrae más hormigas de otros lugares. Algunas especies incluso dejan feromonas para confundir a las hormigas enemigas y hacerlas luchar entre sí. Las feromonas también pueden ser intercambiadas cuando se mezclan con la comida, acción que permite transmitir información dentro de la colonia. Esto también permite a las hormigas determinar qué grupo de trabajo pertenecen los otros miembros de la colonia. En las especies de reinas, las obreras empiezan a criar nuevas reinas en la colonia cuando la reina dominante deja de producir una feromona específica.

Defensa

Atacan y se defienden mordiendo y , en muchas otras especies, picando, a menudo inyectando o rociando productos químicos como el ácido fórmico. Además de defenderse de los depredadores, las hormigas tienen que proteger sus colonias de los patógenos. Algunas hormigas obreras se encargan de la higiene de la colonia, y entre sus actividades se incluye eliminar los cadáveres de compañeras muertas.

Alimentación

La mayor parte de las hormigas son depredadoras, carroñeras o herbívoras directas o indirectas, pero algunas especies han evolucionado hacia una especialización en los modos de obtener alimentos.

Plagas

Las hormigas juegan múltiples papeles ecológicos que resultan beneficiosos para los humanos, como la eliminación de plagas y la aireación del suelo. Como control biológico en el cultivo de cítricos al sur de China y muchas otras aplicaciones.


 


Electromagnetismo. Como nuestros dispositivos las hacen fuera de tu hogar.

Hemos observado que uno de los sistemas de orientación que utilizan son los pequeños campos magnéticos que genera la tierra. Utilizando la tecnología del electromagnetismo enchufando nuestro dispositivo en la zona que queremos proteger, éste una vez en funcionamiento y haciendo uso de la existente instalación eléctrica de la casa variamos el campo magnético para desorientarlas y ellas que rehuyen de estar en esta situación empezarán a buscar fuera de casa otros nidos más estables. El ahuyentarlas de esta manera sin necesidad de matarlas evitamos la putrefacción y es la manera más higiénica y cómoda.

 
SC8h

El ahuyentador de hormigas hace uso de la extensión del cableado eléctrico de toda tu casa para cambiar el campo magnético que utilizan las hormigas para orientarse. Al ser modificado les crea un malestar insoportable haciéndolas huir de la área de acción del ahuyentador. Es la manera más eficaz y práctica pues no las mata tan solo las hace huir. Así de limpio.

Acceso usuarios
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Portada | Plantas | Accesorios Jardín | Piscinas y Riego | Mobiliario Jardín | Mascotas | Herramientas | Juegos | Salud y Terapia | Blog
 
Conócenos
Descargas
Gastos de envio
Lo que necesitas saber
Política de cookies
Jaula Selva gris forja Jaula Selva gris forja
Judia B.B.L. 274  250 gr Judia B.B.L. 274 250 gr
Piscina serie Magnum 132 Piscina serie Magnum 132
Me pueden enviar las dimensiones de la placa ...
Estoy interesado en el Boxican de barras de ...
Bom dia, enviam este plantador manual, &agra ...
Hola, cual es el plazo de entrega de esta me ...
La flor del Mimulus es verdaderamente atractiva ¡Conócela! ...
Jacaranda, un arbusto elegante con flores azul lavanda ...
Disfruta de un jardín colorido en invierno con araucarias y caquis ...
Jardín de losas
Residencias caninas prefabricadas


Garden Center Ejea Ctra - Sangüesa, km 32 - 50600 Ejea de los Caballeros - Zaragoza - Tfno: 976 66 7510 - Fax: 976 663950 - info@gardencenterejea.com - web desarrollada por Garden Center Ejea y e_media
 
0.78084 secs